FERTILIDAD Y FECUNDIDAD NO TODA PROCREACION HUMANA ES PROCREADORA

FERTILIDAD Y FECUNDIDAD NO TODA PROCREACION HUMANA ES PROCREADORA
En la adopción también existe un acto procreador, puesto que la procreación no se agota en la reproducción.

La procreación es la acción mediante la que los cónyuges generan la relación filial en la persona del hijo. Normalmente esta acción se realiza en el acto conyugal, pero también puede establecerse mediante la adopción, que es el acto con el que los cónyuges generan únicamente la filiación en una persona ya existente.

No toda reproducción humana es procreadora. Sólo la que expresa la fecundidad propia de la conyugalidad. La fecundidad es una propiedad del amor interpersonal y de la relación de los cónyuges. La procreación es el efecto de esa fecundidad en el hijo engendrado o adoptado. La persona humana debe ser amada por sí misma y sólo en la procreación conyugal se respeta este principio antropológico, jurídico y ético.

Los cónyuges se convierten en padres no tanto por haber traído a la existencia a una nueva criatura sino por el hecho de haber engendrado en ella la filiación. La filiación no es simple fruto de los actos biológicos, sino efecto de un acto de donación recíproca de los cónyuges, quienes aceptan la persona del hijo cuya vida les es confiada y a quien se entregan en una nueva relación familiar.


Los actos conyugales son fecundos porque gozan de un aspecto procreador que trasciende la mera fertilidad biológica. Incluso en los casos en que el acto conyugal haya sido realizado en un periodo agenésico -es decir, infértil- estamos ante un acto procreador porque expresa potencial y simbólicamente la persona del hijo. Este significado procreador no se pierde por el hecho de que el acto sea estéril, sino por el hecho de que los cónyuges hayan recurrido a un acto anticonceptivo. Porque un acto anticonceptivo es precisamente todo aquel que tiende a eliminar esa significación simbólica del hijo. Por esta razón, habría que añadir que un niño traído al mundo cuando los padres habían intentado evitar su concepción mediante un acto anticonceptivo no sería propiamente hijo: habría sido fruto de una reproducción indigna, pero no realmente procreado en dicho acto sexual. El acto conyugal es incompatible con la anticoncepción. Lógicamente, bastará que esa criatura haya sido querida por sí misma en cualquier momento por sus padres para que éstos "subsanen" esa carencia inicial. Pero es perfectamente posible que una persona haya sido engendrada y sin embargo no procreada: la procreación exige un acto de amor interpersonal, que se presume en los cónyuges, pero que podría no existir.

Parte de un hermoso artículo de Joan Carreras .

¿Qué opinas? Comenta abajo y comparte en facebook.

La fecundidad, es ser portador de Dios, en la vida que nos toco vivir...

Via: ADOPCIÓN

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Agradezco anticipadamente tu participación en mi blog sobre adopción, pero te pido por favor que no lo conviertas en un sitio para "anuncios clasificados de adopción" ya que esto lleva a la ilegalidad de las adopciones. Es por ello que todo comentario que tenga email, telefono o forma de contacto en la cual se ofrezcan o se soliciten bebes serán borrados.
Si encuentras contenido inapropiado o que deseas que sea retirado, por favor coméntalo abajo.